Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

21 de may. de 2009

La niña y el oso


Me senté frete a ella y la mire directamente a los ojos. Sus oscuros ojos me observaron asustados. Esboce una pequeña sonrisa para tranquilizarla. Su mirada se relajo un poco y vi como el temor se desvanecía un tanto de su rostro. Se balanceó sobre la silla nerviosa a la vez que abrazaba a su enorme osito de peluche. Coloque una mano sobre su hombro para pararla y llamar su atención. Me miro con cara de felicidad. Pobre, aquella niña de apenas 7 años estaba en estado de shock.
-Melinda-La llame- ¿Cómo te encuentras?
Me miro un instante y volvió a sonreír y a balancearse con su mirada perdida en el infinito.
-¿Hoy tampoco vas a hablar conmigo pequeña?
La niña esbozo una sonrisa traviesa y negó con la cabeza.
-Bueno que se le va a hacer ¿No? Mañana volveré a verte, ¿de acuerdo?
La niña asintió emocionada, me levante de la silla y despeine su pelo, y le di un beso en la frente. Cuando ya salía de la estancia una manita tiro de mi chaqueta. Me di la vuelta y allí estaba Melinda mirándome con cara enfadada.
-¿Qué ocurre pequeña? ¿He hecho algo que te enfadara?
Negó con la cabeza rotundamente
-¿Y entonces qué ocurre?
Señalo a su osito de peluche y puso cara triste.
-Aaaa ya comprendo, se me ha olvidado despedirme del Señor Osito y se ha quedado triste.
Melinda asintió, contenta de haberse hecho entender sin necesidad de hablar. La mire sonriente y le di un beso a oso de peluche.
-Bueno ya me marcho Melinda, tengo muchas cosas que hacer, mañana volveré. Adiós pequeña. Adiós Señor Osito.
Melinda me despidió con la mano, y acto seguido cogió la pata del oso e hizo lo mismo. Sonreí antes de cerrar la puerta. Tras traspasar aquella puerta la sonrisa desapareció de mi rostro. Aquella niña no estaba bien, ya habían pasado tres meses desde el accidente y seguía sin pronunciar palabra. Lo peor de todo es que había quedado sola en el mundo, y ya no recibía más compañía que mis continuas visitas. Los otros niños del orfanato la rechazaban por su incomunicación aparente con el resto del mundo. Al principio ni hacía esos pequeños gestos de afirmación y negación, simplemente se quedaba quieta mirando al infinito. Solo gracias a muchas semanas de terapia conmigo habían logrado hacer que la niña por lo menos asintiera, y que su cara demostrara alguna emoción. Tarde dos meses en conseguir alguna muestra de mejora en ella y todo gracias a aquel oso de peluche que gane una tarde en la feria y decidí regalar a la niña. Me marche pensativo del lugar con la incertidumbre en el cuerpo de que habría visto la niña para acabar así.

9 comentarios:

  1. Muy bonito, justo hoy le contaba una amiga de un ninia que tubo un accidente y quedo en silla de ruedas e incapacidad mental, y perdio a su familia, y en esa familia se encontraba la que en mi infancia fue mi mejor amiga...
    Sigue asi, hermoso relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Abierto ese final. ¿Qué vio? No me lo puedo ni imaginar. Desconcertante. Me ha parecido tierno y duro a la vez. Me ha gustado mucho.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  3. Mmmm...lo vas a seguir? es que me he quedado con la intriga de que vio Melinda :S
    Me ha encantado que lo sepas
    Cuidate.


    .(.Usuniss.).

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué le pasó a la niña? Tiene que ser triste ver a alguien así, en un continuo estado de shock. La historia es un poco triste, pero me ha encantado. No sé cómo haces para que todo lo que escribes me guste tanto =)
    BEsos

    ResponderEliminar
  5. vaya que le pasarri??
    vaya quiero saberlo!
    vaya
    besos

    ResponderEliminar
  6. ola gracias muxas gracias por tu comentario y claro que no me disgusta que me corrijas me encanta es que soy un desatre en ortografia jijiji bueno la historia la describiria con muchas palabras... profunda, hermosa, impactante, tierna y misteriosa felicidades tu historia a estado muy bella

    ResponderEliminar
  7. Oh encantador y triste.
    Me gusto, bueno todo lo qu escrives me gusta es adorable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. te deja con una sensacion de querer ayudar a esa niña, tus historias en muchos casosse vuelven emociones tan reales. mi niña sigue asi que lo haces genial

    ResponderEliminar

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!