Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

22 nov. 2009

Anoche, esta mañana, hoy...

Anoche volví a cerrar lo ojos. Anoche sabía que estaba sola en mi cuarto. Anoche desee que tú llegaras lentamente. Anoche soñé que yo ya estaba dormida y que tú te metías entre mis sabanas. Anoche pedí que me abrazaras lentamente y yo me despertara. Anoche quise que me pidieras perdón por despertarme y yo te besara. Anoche anhelé que tú correspondieras a mi beso y me abrazaras con ternura. Anoche fantasee con que durmiéramos toda la noche abrazados. Anoche imagine que era a mí a quien querías.

Esta mañana he abierto los ojos. Esta mañana estaba realmente sola. Esta mañana supe que no llegaste lentamente. Esta mañana entendí que yo estaba dormida y que tú no te metiste entre mis sabanas. Esta mañana comprendí que no me abrazaste lentamente y yo no me desperté. Esta mañana percibí que no me pediste perdón, y no te bese. Esta mañana intuí que tú no correspondiste a mi beso y no me abrazaste lentamente. Esta mañana asimilé que no dormimos toda la noche abrazados. Esta mañana recordé que no era a mí a quien querías.

Por eso hoy cuando te veo me muero. Por eso hoy cuando te encuentro me duele el alma. Por eso hoy cuando me hablas lloro con ganas. Por eso hoy pienso en tantas cosas.

Sé que anoche ella volvió a cerras los ojos. Sé que anoche ella estaba sola en su cuarto. Sé que anoche llegaste lentamente y te metiste entre sus sabanas. Sé que anoche la abrazaste lentamente y ella despertó. Sé que anoche le pediste perdón por despertarla y ella te besó. Sé que anoche tú correspondiste a su beso y la abrazaste con ternura. Sé que anoche dormiste toda la noche abrazado a ella. Sé que anoche la querías.

Por eso por hoy, tan solo por hoy te pido que me beses. Tan solo por hoy te pido que me abraces. Tan solo por hoy te pido que duermas conmigo. Tan solo por hoy déjame engañarme a mí misma. Tan solo por hoy déjame creer que es a mí a quien amas y no a ella. Hoy, tan solo por hoy.

15 nov. 2009

Carta de una estúpida confundida

Debo decirte que cuando te veo besándola siento como mi alma muere. Cada beso, cada caricia, cada abrazo que la das son pequeñas estacas que se clavan en mi corazón. Y luego vienes preocupado, me preguntas que me pasa. Te preocupas por mí, me muestras tu cariño, y creo que eso es más doloroso aun que verte con ella. A veces desearía que no me hablaras para que esto no fuera tan doloroso porque debo decirte que te quiero, no puedo evitarlo. No sé exactamente cuando me enamore de ti, pero estoy segura de ello. He perdido todas mis oportunidades de estar contigo comportándome como si fueras solo mi amigo y no significaras nada más para mí. Y cuando me decidí a decirte la verdad, que te amo con toda mi alma vuelves con ella. ¿Y qué hago? Me trago mi orgullo y mis sentimientos, y actuó como la amiga que te piensas que soy. Pero ya no aguanto más necesito decir que te amo con toda mi alma, que te anhelo con todo mi corazón, que no dejo de pensar en ti a cada instante. Y te odio tanto, desearía que no fueras tan encantador, desearía que fueras aburrido, que no me hicieras reír cuando nadie puede, que no me preguntaras que me pasa cuando nadie lo nota, que no me sacaras de casa a rastras cuando me deprimo, que no me sonrieras cada vez que me ves, que no me hicieras caso cuando te digo tantas cosas, que no confiaras en mí… desearía que no hieras tantas cosas, porque son esas cosas las que hacen que te ame. Y mientras yo escribo esto, sé que tú estas en el parque con ella, por consejo mío. Supongo que la estarás besando, haciéndola reír, haciéndola feliz. Me asomo a la ventana y os veo abrazados. La estás haciendo reír una vez más, poniendo esas caras que tanto me gustan a mí. Ella te hace callar con un beso, y una vez más desearía ser yo la que está hoy entre tus brazos. ¿Y qué voy a hacer? Pues me tragaré mi orgullo una vez más. Me conformaré con ser tu amiga, esperare a que todo cambie. Sé que sufriré viéndote con ella, pero también sé que no podre soportar estar lejos de ti. Por eso no puedo arriesgarme a que leas estás frases. No quiero que te marches de mi lado. Por eso rompo esta carta y dejo que se la lleve el viento, y con ella, todos mis sentimientos e ilusiones que puede que algún día vuelvan cuando la dejes. Y aunque sé que ahora no puedo tenerte, cada noche soñare que soy yo y no ella la que duerme entre tus brazos…

10 nov. 2009

Carta de una amante equivocada

Hola mi amor, mi querida amiga, mi sueño, mi esperanza, mi ilusión...:

Me doy cuenta de que ya no me ves como un objetivo. Pero yo jamás deje de verte como tal. Sé que no tengo ningún derecho a decirte esto, pero me sigues gustando. Entenderé que te enfades cuando leas esto, porque sé que yo te gustaba, y sabes que tú me gustabas a mí, (tanto que me asustaba) y que yo decidí seguir con Peter y dejarte marchar. Os quería a ambos, pero cuando tú llegaste a mi vida, yo ya estaba locamente enamorada de él. Cuantas veces le dije a Roger que sí tú hubieras aparecido antes que Peter te habría elegido a ti sin lugar a dudas. Pero cuando tú llegaste, yo ya no me podía permitir perderle. A ti te podía tener como amiga, pero a Peter ya no, y tú entendiste mi situación. Y aun así le engañe contigo en repetidas ocasiones, de las que jamás me he arrepentido. La primera vez que me besaste fue un beso que nadie nunca antes me había dado. Nadie me había besado de manera tan suave y pasional al mismo tiempo, y quise que aquellos labios fueran míos. Recuerdo el mensaje que me enviaste aquel día, en el que decías que vendrías a buscarme y escaparíamos ambas de todo. Desee poder volver a besarte, y lo hice. Volví a probar tus labios varias veces, a escondidas de todos. Ese fue siempre nuestro mayor secreto, pero también nos unió mucho. Que Peter pudiera descubrirlo siempre fue algo excitante. Tú despertaste una parte de mi alma que yo pensaba dormida y olvidada. Despertaste en mí sensaciones insospechadas. Contigo me sentía libre, pura, sencilla, yo misma. En cambio con Peter siempre fui pura fachada. ¿Por qué no me di cuenta antes? Pues porque fui una ingenua. Me intentaba convencer a mi misma de que no me gustabas. Y así me ha ido. Siempre pensé que cuando Peter y yo lo dejáramos tu estarías hay esperándome. Sobre todo lo soñé en los últimos días. Otra vez mi estúpida ingenuidad, tú vale mucho y otros supieron verlo al igual que yo y supieron aprovecharlo y disfrutar de ti. Y sé que no comprenderás a que vienen estas frases, si hace dos días te dije que estaba enamorada de Mark, pero no es sino otra mentira que me he hecho creer a mí misma. Mark es mi mejor amigo, y es verdad que me gusta, pero también es verdad que tú me gustas mucho más que él. Debo decirte que si lo que siento por Mark es amor, no puedo expresar con palabras lo que siento por ti. Mark fue un recurso sutil, para evitar pensar en ti, pero mis intentos son en vano, pues él está con Peny y si no está conmigo, ¿Cómo me va ayudar a olvidarme? Simplemente ha provocado que este más confundida si cabe. Sé también que no tengo derecho a decirte que no quiero que estés con otros, me pongo tan celosa cuando te veo con otros u otras. No puedo soportarlo, te quiero para mí. Y sé que fui yo quien decidió que no estuviéramos juntas, pero me arrepiento desde que lo hice. Te quiero… ¿Podrás volver a quererme tu a mí? ¿O de aquello ya solo queda la amistad?

5 nov. 2009

Drogas 7ºParte- Ainara

Siguiente entrega de drogas. La parte en cursiva son los recuerdos de Ainara. Un beso

Sigo en mi casa, mirando la pared de manera ausente. Un zumbido comienza ha resonar. Al principio pienso que era un efecto de las pastillas que me prove anoche que siguen haciendo estragos, pero al rato me doy cuenta de que es mi móvil vibrando sobre la mesa.
-¿Si?- Contesto con voz ausente.
-Ainara, soy Sam.
-Ya… ¿Qué quieres?
-Esta noche fiesta.
-¡Qué dices tía! Paso… prefiero algo de tranquileo...
-Mira Ainara- dice con voz cansada- si esperas que te intente convencer para que vengas es que no me conoces. Si quieres te vienes y si no pues haz lo que te dé la gana.
-Joder.
-Ainara no me putees que se que te apetece. Vente y ya está.
-Ya… ¿Va a estar Jorge?
-Claro, pero no creo que te haga mucho caso. Esta muy cabreado contigo.
-Ya lo sé. Bueno si eso luego me acerco.
-Va, venga. Hasta luego.
Y cuelga. Me quedo pensando en la noche anterior. Voy recordando poco a poco todo lo que había ocurrido: Jorge y yo llegamos juntos a la fiesta. Ya estaba lleno de gente. Todos habían comenzado a beber y a fumar, como de costumbre. La noche comenzó como siempre, los dos juntos bebiendo, riendo, pasándolo bien. A las dos horas llego Nando. Me busco con la mirada y me hizo un gesto para que fuera con él, que solo podía significar una cosa, tenía algo nuevo para que lo probara. Le di un beso a Jorge y me dispuse a marcharme con Nando. Jorge me miro con ojos de reproche, pero Nando tenía drogas nuevas, gratis, el colocón que me esperaba era algo que no podía rechazar. Nos metimos en el baño y comenzamos con un par de MTV's. A partir de entonces mis recuerdos se hacen más difusos.Recuerdo ir a la mesa del salón y ver una fila de rayas preparadas. No tengo recuerdos claros a partir de ese momento. Recuerdo haber estado riendo, bebiendo y metiéndome más rallas, pastillas, porros, alcohol, todo lo que estuvo al alcance de mi mano. Luego recuerdo que Jorge me estuvo diciendo algo, pero iba tan colocada que no me entere muy bien de lo que me decía. Después de esto me desperté en la Casa de la Cala, rodeada de basura y gente durmiendo por todas partes. Vi a Sam y a Kiko en el proche y les pregunte por Jorge, y me fui a buscale a la playa…
No comprendo por que se enfada tanto conmigo. Es un exagerado, no estoy tan enganchada. Encima él fue el que se marcho y me dejo sola en la fiesta, yo debería estar enfadada con él y no él conmigo. Y yo agobiándome por haberla jodido con él. Que le den. Me da igual. Iré a la fiesta y me lo pasaré bien. Y si él pasa de mí, me buscare a otro. No me hace falta puedo tener a quien yo quiera comiendo de mi mano.
Continuara…

3 nov. 2009

Drogas 6ºParte- Jorge

No se sí recordareis mi antigua historia "Drogas" la he estado escribiendo a lo largo del verano y ya esta casí terminada. La he escrito por rachas, osea que depende de mi estado de animo pasan unas cosas o otras. No es muy larga. Si no habéis leido los anteriores, teneis que leeros las otras partes para enteraros de que va. Bueno un beso.
Sam baja los escalones de dos en dos. Rápida como siempre, he impaciente, supongo, de ver a Kiko. La verdad es que nunca comprendí como Sam prefirio a Kiko que a cualquier otro de los del grupo, no es por meterme con mi mejor amigo, pero no es la persona con más luces que conozco. Es más, posiblemente sea una de las personas más despistadas y cortas de mente que conozco. Pero hay que decir que todo eso lo compensa con una amabilidad extrema, y una lealtad y preocupación por el resto innegable.
-¡Vamos pesado!
Me grita Sam desde la playa, mientras yo bajo los escalones lentamente. Le hago un gesto con la mano de que siga sin mí, y ella hecha a correr hacía la Casa. Me echo a reír ante esa extraña muestra de énfasis y excitación por ver a Kiko. No es muy normal ver a Sam mostrar ningún tipo de reacción ante ningún estimulo externo. La verdad es que la gente la solía considerar una tía sin corazón, muy fría y borde. Pero eso es porque no la conocen. Sam nunca te vendrá a consolar, pero siempre estará ahí para lo que la necesites. Al llegar a la arena me quito las deportivas para que no se me llenen de arena y camino hacía la Casa. Llego a la puerta y la abro sin pensar.
-Wou, wou, wou- digo tapándome los ojos a la vez que me rio- Pornografía no gracias.
Sam y Kiko estan en un enorme y pasional morreo en la puerta de la casa. Sam se aparto de él me dirige una de sus miradas de odio asesino y vuelve a besar a Kiko, quien me dice con la mirada, algo que viene a ser: Que quieres que le haga si la vuelvo loca. Me rio con ganas y me dirijo al salón a la vez que grito:
-Cuando se os pase el ataque de pasión, y estéis presentables, estoy en el salón esperándoos.
Me deslizo entre los montones de botellas y desperdicios que hay por el suelo. Aun no hemos recogido los restos de la fiesta de anoche. Me siento en el sofá, y rebusco entre los desperdicios de la mesa algun paquete de tabaco. Me enciendo un cigarrillo y comienzo a mirar el mar por la ventana sin mucho interes. Mi mente sigue absorta en Ainara. No puedo dejar de pensar en ella. ¿Estará bien? Me repito a mi mismo una y otra vez. Kiko entra en el salón interrumpiendo mis cavilaciones. Se tira a mi lado y se enciende un cigarro.
-Fiesta esta noche ¿No tío?
-¿Fiesta? Qué coño dices, con la que se monto anoche yo tengo ganas de todo menos de fiesta.
-Pues si no quieres fiesta te vas a tu puta casa- Me grita Sam desde el otro lado de la casa con su habitual amabilidad.
-Joder que agradable eres a veces Sam, así da gusto.
-Joder, lo siento-Dice entrando por el salón- pero entiende que porque tú y Ainara discutieraís ayer y estes rallado no nos vamos a joder el resto.
-Puff… tienes razón.
-Entonces que tío ¿Fiesta?-Me dice Kiko esperanzado.
-Si claro tío, fiesta. Tampoco tengo nada mejor que hacer.
Continuara…