Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

28 oct. 2009

Lákele

Estuve sentada en el mismo sitio durante horas. En estado de shock sin saber muy bien qué hacer, hasta que el amanecer pareció acercarse lentamente. Entonces me refugie, y aquí es donde comienza mi historia. Ya os he contado mi transformación y ahora, oculta en mi acogedor hogar, comenzare a relataros mi historia. No es una historia bonita. Ni tiene un final feliz (por el momento) pero es una historia sin igual, nunca he conocido una vida que diera tantos giros como la vida. Por lo que creo que no estaría mal hacer memoria y relataros todo lo ocurrido desde mi transformación. Volvamos al oscuro sótano, donde me conocisteis. Y volvamos a verme a mí misma, cavilando sobre el primer y sorprendente giro que había dado mi vida, al que llamaremos “La Nueva Vida”.

Estaba asustada, la verdad es que no sabía qué hacer. Temía mucho todo lo que había ocurrido. No me sentía la misma. Sentía que aquella chica llamada Laura, que había sido yo misma durante 17 años, ya no era yo. Un nombre… tenía que buscarme otro nombre. Pero la cuestión era que nombre. No podía ser un nombre normal, ni cursi. Posiblemente ningún tipo de nombre que hubiera oído jamás. Un nombre que se asociara a mi nueva condición. Lo principal era preguntarse qué clase de criatura era. Ya había visto a otro de mi especie pero él mismo me había dicho que su aspecto no era como el mío, ni como el del resto de los nuestros. Que él estaba extremadamente deformado y atrofiado porque intento rechazar su nueva existencia. Cosa que yo nunca haría… me daban solo escalofríos de imaginarme a mi misma parecida a la criatura que me había condenado y salvado aquella noche. La cosa, es que yo no sabía cómo era mi aspecto en ese momento. Ese era un gran problema, porque… ¿Cómo podía decidir mi nuevo nombre, si ni si quiera sabía cómo era? Busque un espejo por el oscuro sótano. No encontraba nada, hasta que algo relució ante mi brillante mirada. Era un antiguo espejo, esos que no eran de cristal, si no de un metal muy pulido. Pero estaba muy viejo, no reflejaba del todo mi imagen. Pero puede admirar mi nuevo aspecto. Me dio la impresión de que era ligeramente más alta. Y mucho más musculada, pero eso ya lo había notado. Nunca había tenido tanta fuerza ni había sido tan rápida. No lograba ver del todo mi rostro, pero de la borrosa imagen se deducía un gesto peligroso, en una cara que no reconocí como mía. Parecía amenazante. Me senté en el suelo e intente llorar. Pero de mis ojos no se derramo ni una sola lágrima, solo sentí una incómoda sensación de sequedad en los ojos, y el desagradable vacio en mi pecho. Mire el techo, y comprendí que realmente ya no era Laura. Que era una criatura completamente nueva. Un nombre se formo en mi mente, como una extraña revelación. Lákele… me recordaba parcialmente a mi nombre mortal, pero tenía un punto de mi nueva existencia. Lákele.


Me gustaría que me dierais vuestras verdadera opinión sobre él relato, y el carácter que está tomando. No os cortéis si algo no os gusta. Gracias. Un beso.

Aproposito... sigo enferma. Me recupere de la gripe, y ahora tengo anginas... parece que no me libro de quedarme en cama aburrida...

22 oct. 2009

Nueva Vida- Segunda Parte

Él horrible ser se paseaba intranquilo mientras murmurabas cosas. Yo estaba cada vez más asustada. ¿Nueva existencia? ¿De qué estaba hablando? Yo no me sentía muy distinta ¿o sí? No sabía qué hacer. Mire al ser desesperada.
-Y ahora ¿Qué voy hacer?-pregunte
El rostro de la criatura paso a ser algo más compasivo.
-Ahora pequeña, te voy a enseñar lo que eres. No es algo agradable pero debes aprenderlo.
El ser me explico todo cuanto debía saber para mantenerme viva. Me explico que creía que el sol nos dañaba. Nunca lo había comprobado pero no quería arriesgarse. Que no debía evitar alimentarse, por muy cruel o repulsivo que me pareciera, pues si no acabaría con su aspecto. Me dijo que su horrible apariencia se debía a que se intento rebelar contra su nueva existencia y eso provoco todas las mutaciones que había sufrido. Después me enseño a cazar. No fue algo agradable, pero me explico que nunca sería algo agradable, pero era algo imprescindible. Después se dispuso a marcharse. Le agarre por el brazo.
-¿Por qué me dejas?-pregunte angustiada
-No puedo hacerme cargo de ti-dijo con desesperación- Lo siento de verdad. Pero agradece que me recuerdes a mi mismo cuando me transformaron. Si no, ni siquiera me abría molestado en enseñarte. Y ahora escúchame atentamente. No hagas estupideces. Haz todo lo que te he enseñado y todo irá bien. Adiós.
-¡Espera!
Grite a la nada, porque ya se había ido. En ese momento no sabía qué hacer. Simplemente me quede allí plantada. Pensando.

21 oct. 2009

Cobarde

Debo decir que no, que no estoy mejor, la verdad es que me han dicho que posiblemente tenga gripe A (H1N1) y aunque ya se que no me voy a morir, no puedo salir de casa ni recibir visitas. Lo que ha convertido a mi gripe de descanso, en una gripe de encierro y aburrimiento... Pero bueno que se le va a hacer... Hoy os dejo el fragmento de una historia más larga de lo normal que he empezado.

El amanecer llega temprano, como siempre. El sol que entra por mi ventana me hiere en los ojos, intento ocultarme con la sabana de él. Pero una estúpida vocecilla dice en mi cabeza: “Ya te ocultas hasta del sol… eres tan cobarde”. Me destapo con fuerza y abro las ventanas. Es una esplendida mañana de principios de otoño. Los árboles empiezan a cambiar de color, las hojas se caen, y… hace un frío de cojones. Una parte de mi cuerpo ruega desesperadamente volver a la cama y acurrucarme entre las mantas, pero por temor a que la odiosa vocecilla no vuelva a aparecer, me voy hasta la ducha con desgana. Me desnudo en el baño y admiro mi figura en el espejo… menuda cara… tengo todo el maquillaje de la noche anterior esparcido por la cara, una ojeras horribles… y un pelo que parece tener vida propia. Por no comentar mi cuerpo, esos pechos que no crecerán jamás, y que me tienen acomplejada desde la adolescencia. Al contrario de mi culo, el que adora crecer y no justo lo contrario. Solía pensar que si todo lo que me sobraba de culo, me lo pusieran en las tetas, tendría un tipo espectacular. Valla mierda como cada mañana a trabajar.

20 oct. 2009

Cansada

Hola, estas ultimas semanas no he tenido mucho tiempo de escribir, hasta el domingo, que caí en una repentina gripe (adorada gripe) que me a dado tiempo a escribir tanto como he querido.

Cansada, estoy tan cansada. Sueño, tengo tanto sueño. El estrés me destruye poco a poco. Los segundos pasan veloces por mi reloj sin detenerse. Tiempo, aquel tiempo adorado, que con tanta facilidad se me escapa. El día sigue y yo cada vez peor. Tanto que hacer, tanto que aprender, tanto que vivir y yo sin tiempo. Perdí mi tiempo. Aquel tiempo que un día comencé a guardar en aquella pequeña cajita de mi mesilla. Guarde cada uno de los adorados segundos que sobraban de mi tiempo. Pensé que se acumulaban y me esperaban para cuando los necesitara. Pero aquellos preciados segundos, se escaparon de mi cajita, poco a poco. Para cuando quise darme cuenta todo mi tiempo se había evaporado… Ya no quedaba nada, mi tiempo se había acabado, y yo con tanto por vivir. La muerte llego a mí con su espectral presencia.

8 oct. 2009

Adoro la lluvia

Noche de otoño. Noche de tormenta. Noche tempestuosa. La lluvia golpea los cristales de mi ventana. Los truenos rugen en el cielo. Los relámpagos lucen en la oscuridad. Cierro los ojos y siento la tormenta. El olor a humedad de la lluvia, los ríos de agua que bajan violentos por las calles. Esta noche estaba triste, pero la tormenta me anima. Cojo mis llaves y salgo a la calle. Siento como las gotas de lluvia calan poco a poco mi ropa. Los truenos ensordecen mis oídos. Los relámpagos me ciegan. Siento como mi alma se purifica poco a poco. El agua de lluvia limpia mi cuerpo y mi mente. Comienzo a llorar lentamente, no sé qué me pasa. Parece que la lluvia no me sana como de costumbre. Miro al cielo y el olor a humedad nubla mis sentidos. Las gotas de lluvia se mezclan con mis lágrimas y caen por mi rostro sin cesar. De repente una risa surge de mi cuerpo. Comienzo a dar vueltas sin cesar mientras río sin parar. Adoro la lluvia, es lo único que pienso mientras río.
-¡¡¡¡ADORO LA LLUVIAAAAAAAAA!!!!


7 oct. 2009

Nueva Vida

Hola!! He vuelto!! Hacía mucho que no escribía... casi un mes... es más mañana hace un mes... pero han pasado muchas cosas. Un resumen rápido:
-Los 15 dias en USA han sido geniales, me puse muy triste de marcharme, porque la gente de allí era encantadora. Me he enamorado del país y sus gentes.
-Las clases han empezado como de costumbre, estoy repitiendo curso porque los exámenes de septiembre no me salieron muy bien :S... pero bueno la gente de mi clase es muy maja, pero como no me llevo también con ellos como con mis amigos atiendo mucho más en clase jejeje.
-Corte con mi novio, lo que me supuso una pequeña depresión, pero la supere sin problemas.
-Con mis amigos todo muy bien, y con mi familia también...
-Y creo que poco más, solo que me han pasado demasiadas cosas y no estaba muy inspirada, pero hoy vengo a dejaros un relato! ¡POR FIN! espero que os guste, es un poco raro...

Oculte mi presencia a la salida del sol. No sabía si el mito era cierto, pero tampoco quería arriesgarme. En el oscuro sótano analice mi nueva situación. Decidí que requería medidas drásticas, cambio de vida. Nombre nuevo, nueva apariencia, nueva vida… vida… pensé angustiada… no sé si se podía considerar “vida” a mi nueva existencia. La transformación había sido rápida, pero muy dolorosa. Sentí como si me arrancaran el corazón y mi alma escapara de mi cuerpo. Me sentía un recipiente vacío, un cuerpo sin espíritu. Llamémoslo lo contrario a un fantasma. Sabía porque me había convertido en aquello. Yo era presa de una criatura (lo mismo que soy yo ahora) y su forma de alimentarse… bueno, nuestra forma de alimentarnos (aun no me hago a la idea de que ahora, aquel ser y yo somos lo mismo) es robando almas. Me encontró de camino a casa, una de esas noches que volvía de botellón (y pensar que fue solo ayer…) Iba tan borracha que no me di cuenta de su presencia hasta que se abalanzo sobre mí. No recuerdo todo con precisión pero sé que se puso sobre mí y un desagradable ruido de succión comenzó a salir de su cuerpo, acompañado de una desagradable sensación. Pero algo salió mal. Algo asusto a la criatura, y dejo de alimentarse. Mi alma intento regresar a mi cuerpo, pero al no estar ya ligada a mí, simplemente se desvaneció acompañada de un desgarrador grito por mi parte. La criatura maldijo repetidas veces mientras me miraba. Yo tirada en el suelo le observaba con terror. Estaba muy asustada, la sensación de vacío era tan intensa que creía morir.

-¿Voy a morir?- pregunte a la criatura en un susurro.

-¿Morirte?- dijo en una carcajada- Y te gustaría a ti morirte… esto es mucho peor. Bienvenida a tu nueva existencia.