Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

28 oct. 2009

Lákele

Estuve sentada en el mismo sitio durante horas. En estado de shock sin saber muy bien qué hacer, hasta que el amanecer pareció acercarse lentamente. Entonces me refugie, y aquí es donde comienza mi historia. Ya os he contado mi transformación y ahora, oculta en mi acogedor hogar, comenzare a relataros mi historia. No es una historia bonita. Ni tiene un final feliz (por el momento) pero es una historia sin igual, nunca he conocido una vida que diera tantos giros como la vida. Por lo que creo que no estaría mal hacer memoria y relataros todo lo ocurrido desde mi transformación. Volvamos al oscuro sótano, donde me conocisteis. Y volvamos a verme a mí misma, cavilando sobre el primer y sorprendente giro que había dado mi vida, al que llamaremos “La Nueva Vida”.

Estaba asustada, la verdad es que no sabía qué hacer. Temía mucho todo lo que había ocurrido. No me sentía la misma. Sentía que aquella chica llamada Laura, que había sido yo misma durante 17 años, ya no era yo. Un nombre… tenía que buscarme otro nombre. Pero la cuestión era que nombre. No podía ser un nombre normal, ni cursi. Posiblemente ningún tipo de nombre que hubiera oído jamás. Un nombre que se asociara a mi nueva condición. Lo principal era preguntarse qué clase de criatura era. Ya había visto a otro de mi especie pero él mismo me había dicho que su aspecto no era como el mío, ni como el del resto de los nuestros. Que él estaba extremadamente deformado y atrofiado porque intento rechazar su nueva existencia. Cosa que yo nunca haría… me daban solo escalofríos de imaginarme a mi misma parecida a la criatura que me había condenado y salvado aquella noche. La cosa, es que yo no sabía cómo era mi aspecto en ese momento. Ese era un gran problema, porque… ¿Cómo podía decidir mi nuevo nombre, si ni si quiera sabía cómo era? Busque un espejo por el oscuro sótano. No encontraba nada, hasta que algo relució ante mi brillante mirada. Era un antiguo espejo, esos que no eran de cristal, si no de un metal muy pulido. Pero estaba muy viejo, no reflejaba del todo mi imagen. Pero puede admirar mi nuevo aspecto. Me dio la impresión de que era ligeramente más alta. Y mucho más musculada, pero eso ya lo había notado. Nunca había tenido tanta fuerza ni había sido tan rápida. No lograba ver del todo mi rostro, pero de la borrosa imagen se deducía un gesto peligroso, en una cara que no reconocí como mía. Parecía amenazante. Me senté en el suelo e intente llorar. Pero de mis ojos no se derramo ni una sola lágrima, solo sentí una incómoda sensación de sequedad en los ojos, y el desagradable vacio en mi pecho. Mire el techo, y comprendí que realmente ya no era Laura. Que era una criatura completamente nueva. Un nombre se formo en mi mente, como una extraña revelación. Lákele… me recordaba parcialmente a mi nombre mortal, pero tenía un punto de mi nueva existencia. Lákele.


Me gustaría que me dierais vuestras verdadera opinión sobre él relato, y el carácter que está tomando. No os cortéis si algo no os gusta. Gracias. Un beso.

Aproposito... sigo enferma. Me recupere de la gripe, y ahora tengo anginas... parece que no me libro de quedarme en cama aburrida...

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho la historia, redactas increíblemente bien :D
    Además, me parece una idea muy original

    Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi parecer la historia va por muy buen camino. Me gusta tu forma de dar paso a la trasformación, yo aunque lo intento no lo logro, demasiado humanos para mi gusto me quedan. Pero éste es tu relato y en verdad lo alabo.

    Que te recuperes, no hay nada peor que tener que quedarse en cama.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!