Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

3 nov. 2009

Drogas 6ºParte- Jorge

No se sí recordareis mi antigua historia "Drogas" la he estado escribiendo a lo largo del verano y ya esta casí terminada. La he escrito por rachas, osea que depende de mi estado de animo pasan unas cosas o otras. No es muy larga. Si no habéis leido los anteriores, teneis que leeros las otras partes para enteraros de que va. Bueno un beso.
Sam baja los escalones de dos en dos. Rápida como siempre, he impaciente, supongo, de ver a Kiko. La verdad es que nunca comprendí como Sam prefirio a Kiko que a cualquier otro de los del grupo, no es por meterme con mi mejor amigo, pero no es la persona con más luces que conozco. Es más, posiblemente sea una de las personas más despistadas y cortas de mente que conozco. Pero hay que decir que todo eso lo compensa con una amabilidad extrema, y una lealtad y preocupación por el resto innegable.
-¡Vamos pesado!
Me grita Sam desde la playa, mientras yo bajo los escalones lentamente. Le hago un gesto con la mano de que siga sin mí, y ella hecha a correr hacía la Casa. Me echo a reír ante esa extraña muestra de énfasis y excitación por ver a Kiko. No es muy normal ver a Sam mostrar ningún tipo de reacción ante ningún estimulo externo. La verdad es que la gente la solía considerar una tía sin corazón, muy fría y borde. Pero eso es porque no la conocen. Sam nunca te vendrá a consolar, pero siempre estará ahí para lo que la necesites. Al llegar a la arena me quito las deportivas para que no se me llenen de arena y camino hacía la Casa. Llego a la puerta y la abro sin pensar.
-Wou, wou, wou- digo tapándome los ojos a la vez que me rio- Pornografía no gracias.
Sam y Kiko estan en un enorme y pasional morreo en la puerta de la casa. Sam se aparto de él me dirige una de sus miradas de odio asesino y vuelve a besar a Kiko, quien me dice con la mirada, algo que viene a ser: Que quieres que le haga si la vuelvo loca. Me rio con ganas y me dirijo al salón a la vez que grito:
-Cuando se os pase el ataque de pasión, y estéis presentables, estoy en el salón esperándoos.
Me deslizo entre los montones de botellas y desperdicios que hay por el suelo. Aun no hemos recogido los restos de la fiesta de anoche. Me siento en el sofá, y rebusco entre los desperdicios de la mesa algun paquete de tabaco. Me enciendo un cigarrillo y comienzo a mirar el mar por la ventana sin mucho interes. Mi mente sigue absorta en Ainara. No puedo dejar de pensar en ella. ¿Estará bien? Me repito a mi mismo una y otra vez. Kiko entra en el salón interrumpiendo mis cavilaciones. Se tira a mi lado y se enciende un cigarro.
-Fiesta esta noche ¿No tío?
-¿Fiesta? Qué coño dices, con la que se monto anoche yo tengo ganas de todo menos de fiesta.
-Pues si no quieres fiesta te vas a tu puta casa- Me grita Sam desde el otro lado de la casa con su habitual amabilidad.
-Joder que agradable eres a veces Sam, así da gusto.
-Joder, lo siento-Dice entrando por el salón- pero entiende que porque tú y Ainara discutieraís ayer y estes rallado no nos vamos a joder el resto.
-Puff… tienes razón.
-Entonces que tío ¿Fiesta?-Me dice Kiko esperanzado.
-Si claro tío, fiesta. Tampoco tengo nada mejor que hacer.
Continuara…

1 comentario:

  1. Creía que ya no ibas a seguir con la historia, me has dado una alegría :)
    Me gusta mucho como haces para que la historia parezca cercana, del día a día, real... :D
    Espero que Ainara acabe dejando las drogas...

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!