Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

18 feb. 2009

Ya nunca volvera

Bueno y este relato que publico hoy esta medio escrito por mi primo rober y terminado por mi!!! es parte del trabajo de clase :P espero q os guste


De nuevo estaba allí, ese pequeño porche donde tanto buenos ratos pasaron de niños, el banco-mecedora donde le dio su primer beso, tan tierno; recordaba aquel momento como un sueño, algo tan mágico que le costaba creer que fuese real. Su mente volaba años atrás, recordando cada momento que habían pasado juntos, y allí estaba de nuevo, frente a esa puerta de color verde que tantas decepciones les había dado, cuando la señora Harris la abría, anunciando la hora de la cena. No podía creerlo, en verdad estaba allí. Pero esta vez era muy diferente. Suspiró, y se decidió a llamar al timbre. Esperó unos instantes y por fin, la puerta se abrió. Durante unos segundos, compartió una mirada intensa con la señora de la casa, una mirada llena de sentimiento y comprensión. No hicieron falta las palabras, él se dio la vuelta para echar una última mirada al jardín y entró en la casa, dejando fuera todos sus recuerdos, olvidando todos esos momentos, obligando a su mente a volver a la realidad y afrontarla: todo eso había acabado, y no volvería, jamás. La casa estaba tal y como la recordaba, o quizá no. Le faltaba su presencia. Ya no la sentía en cada rincón de la casa. Recordaba aquel aura que la rodeaba llenándolo todo de alegría. Siempre feliz y animada con una sonrisa en los labios. Recordaba que cuando entraba en la casa se sentía su presencia, pero ahora la casa estaba falta de vida. Ya no se respiraba aquel aura de felicidad, parecía vacía y solitaria y se sintió extrañamente incomodo. Subió lentamente la escalera, rozando aquel pasamanos por donde tantas veces se habían deslizado juntos. Llego al piso superior, y espero escucharla tararear alguna canción como solía hacer, o que le gritara que se diera prisa que le esperaba desde hacía ya rato. Pero nada ocurrió, ella no le llamo porque ya no estaba. Se encamino lentamente hacia la habitación, sintiendo que no resistiría mucho más el impulso de llorar. Entro en la habitación, pero no la reconoció. Estaba oscura con las persianas bajadas y la presencia de la chica tampoco se notaba en aquel lugar. Sintió que todas sus fuerzas de desvanecían, se sintió tan impotente y acabado sin ella. Se sentó lentamente en el suelo, en el centro de la habitación y allí comenzó a llorar mientras todos los recuerdos. Recuerdos felices de otra época, junto a alguien que ya jamas volverá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!