Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

5 nov. 2009

Drogas 7ºParte- Ainara

Siguiente entrega de drogas. La parte en cursiva son los recuerdos de Ainara. Un beso

Sigo en mi casa, mirando la pared de manera ausente. Un zumbido comienza ha resonar. Al principio pienso que era un efecto de las pastillas que me prove anoche que siguen haciendo estragos, pero al rato me doy cuenta de que es mi móvil vibrando sobre la mesa.
-¿Si?- Contesto con voz ausente.
-Ainara, soy Sam.
-Ya… ¿Qué quieres?
-Esta noche fiesta.
-¡Qué dices tía! Paso… prefiero algo de tranquileo...
-Mira Ainara- dice con voz cansada- si esperas que te intente convencer para que vengas es que no me conoces. Si quieres te vienes y si no pues haz lo que te dé la gana.
-Joder.
-Ainara no me putees que se que te apetece. Vente y ya está.
-Ya… ¿Va a estar Jorge?
-Claro, pero no creo que te haga mucho caso. Esta muy cabreado contigo.
-Ya lo sé. Bueno si eso luego me acerco.
-Va, venga. Hasta luego.
Y cuelga. Me quedo pensando en la noche anterior. Voy recordando poco a poco todo lo que había ocurrido: Jorge y yo llegamos juntos a la fiesta. Ya estaba lleno de gente. Todos habían comenzado a beber y a fumar, como de costumbre. La noche comenzó como siempre, los dos juntos bebiendo, riendo, pasándolo bien. A las dos horas llego Nando. Me busco con la mirada y me hizo un gesto para que fuera con él, que solo podía significar una cosa, tenía algo nuevo para que lo probara. Le di un beso a Jorge y me dispuse a marcharme con Nando. Jorge me miro con ojos de reproche, pero Nando tenía drogas nuevas, gratis, el colocón que me esperaba era algo que no podía rechazar. Nos metimos en el baño y comenzamos con un par de MTV's. A partir de entonces mis recuerdos se hacen más difusos.Recuerdo ir a la mesa del salón y ver una fila de rayas preparadas. No tengo recuerdos claros a partir de ese momento. Recuerdo haber estado riendo, bebiendo y metiéndome más rallas, pastillas, porros, alcohol, todo lo que estuvo al alcance de mi mano. Luego recuerdo que Jorge me estuvo diciendo algo, pero iba tan colocada que no me entere muy bien de lo que me decía. Después de esto me desperté en la Casa de la Cala, rodeada de basura y gente durmiendo por todas partes. Vi a Sam y a Kiko en el proche y les pregunte por Jorge, y me fui a buscale a la playa…
No comprendo por que se enfada tanto conmigo. Es un exagerado, no estoy tan enganchada. Encima él fue el que se marcho y me dejo sola en la fiesta, yo debería estar enfadada con él y no él conmigo. Y yo agobiándome por haberla jodido con él. Que le den. Me da igual. Iré a la fiesta y me lo pasaré bien. Y si él pasa de mí, me buscare a otro. No me hace falta puedo tener a quien yo quiera comiendo de mi mano.
Continuara…

2 comentarios:

  1. Seguro que lo que le dijo Jorge era importante, espero saber de qué se trataba ^^
    Me gusta mucho como escribes esta historia, lo haces con naturalidad, como si alguien te contase una historia :D

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las drogas producen efectos imprevisibles... pero por lo demás, el relato está muy bien, con un lenguaje muy actual.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!