Bienvenidos sean los visitantes a los parajes lejanos de mi imaginación, sentiros bien recibidos tanto a comenta como a visitar y leer todos y cada una de las historias. O siemplemente pasar para decir hola o pasar por pasar. Y si podeis pasaros por EL ALMACEN DE TAP-S, una pequeña ayuda para que esta escritora se gane la vida. GRACIAS

12 ago. 2009

Amargo Despertar

Se fue despertando lentamente, y sin llegar a abrir los ojos, intento recordar donde estaba. Sintió unos brazos rodeándola, y una respiración profunda chocando contra su nuca. Sonrió y se acurruco más contra él. Llevaba una semana sin dormir bien, pero en cuanto él se encontraba a su lado, y velaba su sueño, siempre dormía de manera profunda y reparadora. Se sentía segura junto a él, y todos sus males se marchaban. Se dio la vuelta y se acurruco más contra él, que semidormido la rodeo con sus brazos y la atrajo hacia sí. Permanecieron así, hasta que el despertador empezó a sonar, él estiro un brazo por encima de ella y lo apago.

-Buenos días guapo.

-Buenos días preciosa. ¿As dormido bien?

-Siempre que duermo contigo duermo bien, ni que lo supieras ¿Y tú?

-Más bien poco, ya sabes que adoro mirarte dormida.

-Oh! De verdad que hombre… deberías haber dormido, que hoy curras.

-Puff, no me lo recuerdes…

Ella hizo amago de levantarse de la cama pero él la atrajo hacía sí y la beso con pasión, ella correspondió. Una risa cantaría escapo de sus labios.

-Venga dormilón- dijo apartándole- tenemos que levantarnos.

-No quiero- dijo él con voz de niño caprichoso- quiero estar todo el día contigo.

-Ya estuviste ayer el día entero conmigo Jack, hoy tienes que ir a trabajar.

-Ya, pero mañana te marchas otra vez. Cada vez pasas más tiempo sin volver a casa.

-Yo no tengo la culpa y tú lo sabes, mi trabajo no me permite quedarme mucho tiempo en casa.

-Ya, y tu trabajo es más importante que estar conmigo-dijo él levantándose.

-Yo nunca he dicho eso.

-Ya pero a veces lo parece.

Él se vistió y se marcho hacia la puerta sin mirarla.

-¿A dónde vas?

-Al trabajo

-¿Sin desayunar?

-No tengo hambre.

Y tras esto cerró la puerta de un golpe. Ella se quedo, sentada en la cama, llorando amargamente.

2 comentarios:

  1. Me encantan estas dosis de realidad ^^ Son cosas que pasan, cotidianas, dolorosas... pero no por ello dejan de ser preciosas una vez son relatadas.

    Los ojos rojos... moló durante unos cinco minutos, después me procuré unas graaandes gafas de sol y tan ricamente xD

    Me alegro de que te gustara la canción y la idea tambiñen, esperaré esa historia :P

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado si si!
    como siempre tus historias son muy buenas :P
    amm soy la que escribia zonaviip me he cambiado por razones personales y cambie de estilo
    nos vemos
    te sigo

    ResponderEliminar

Gracias por comentar vuestros comentarios son lo que más me inspira!